¿Por qué descansar es clave para el éxito empresarial?


iskren    By @iskren


¿Por qué descansar es clave para el éxito empresarial?




Los guepardos son los mamíferos terrestres más rápidos del mundo. Estos velocistas felinos pueden acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. La velocidad explosiva les permite derribar un antílope, pero cuando no están cazando, los guepardos gastan la menor energía posible.

De hecho, investigadores descubrieron que los guepardos queman aproximadamente 2,000 calorías por día, lo mismo que un hombre de tamaño promedio. "Creo que tanto los humanos como los guepardos descansan mucho para compensar las actividades de alta energía", dijo el biólogo Johnny Wilson a National Geographic.

Los guepardos trabajan duro para capturar a sus presas, pero compensan rápidamente cada explosión ocultándose, esperando y descansando. Utilizo estos felinos como comparación con los fundadores de hoy en día que tienen que trabajar muy duro y de manera muy rápida para conseguir que sus empresas tengan éxito.

Empecé mi experiencia empresarial trabajando unas 15 horas diarias 6 y a veces 7 días semanales. Esto me permitió desarrollar mi producto final de manera muy rápida, pero me hizo ponerme metas casi inalcanzables, meterme prisa constantemente, no dormir lo suficiente, no socializar, etc. Esto ocurre en la mayoría de los emprendedores a día de hoy y nos lleva a situaciones de estrés y agotamiento. 

 

 

Según Joseph Bienvenu, psiquiatra y director de la Clínica de trastornos de ansiedad en el Hospital Johns Hopkins, la actividad se ha convertido en un problema de salud generalizado:

"Angustia emocional debido al uso excesivo de los síntomas, dificultad para concentrarse y concentrarse, impaciencia e irritabilidad, problemas para dormir adecuadamente y fatiga física y mental".

 

A medida que mi startup fue creciendo y fui consiguiendo resultados, aprendí que para no quemarme y agobiarme, debo equilibrar el trabajo con el descanso. Esto llevó a que mi productividad se disparase e incluso me ayudó a tener más éxito captando antílopes (una referencia curiosa, siendo vegetariano).

 

Las raíces del ajetreo son profundas.

Los eruditos creen que Homero escribió la Odisea cerca del final del siglo VIII a. C. En el libro 9 de este poema épico, Odiseo describe la isla de los comedores de lotos, donde los nativos pasan sus días descansando y comiendo los embriagadores frutos de loto.

Una vez que la tripulación de Odiseo prueba la fruta, se olvidan de su hogar y anhelan vivir sus días en la idílica isla. Eventualmente, Odiseo arrastra a sus hombres de regreso a la nave y los encierra para romper el hechizo.

Habla de una parábola para la pereza. Parece que incluso los filósofos griegos aprecian la industria, y sí, la actividad. Hoy, todos, desde los fundadores hasta los entrenadores de fútbol, ​​desprecian cualquier cosa que implique complacencia. Siempre estamos presionando para hacer más, mejorarnos y mantenernos constantemente en movimiento.

Subconscientemente, los evaluamos a las personas en función de la cantidad de horas que trabajen o de la "demanda" que tengan. Valoramos "ocupado" por encima de todo lo demás. Sin embargo, en un momento dado, debemos tomar una decisión: ¿queremos estar ocupados o queremos generar un impacto?

Nada es más precioso que el tiempo. Es un cliché, pero es verdad. Escapar del culto de "ocupado" significa tomarse un tiempo para descansar, y nos obliga a dar un paso atrás y volver a evaluar lo que más importa. Me gustaría compartir cómo aprendí a rechazar el ritmo frenético de la cultura de startups y cómo tu también puedes.

 

Comienza despacio y descansa de vez en cuando.

La actividad nos roba horas preciosas: pensar, jugar, explorar, socializar y descansar.

"Hay una forma sencilla de recuperar el tiempo: hacer menos", escribió la periodista Elizabeth Evitts Dickinson en John Hopkins Health Review.

"Y, sin embargo, esas dos palabras son quizás el llamado a la acción más desafiante. Hacer menos significa comprender sus prioridades y defenderlas constantemente contra las invasiones del status quo, que dictan que el ajetreo, la riqueza material y el valor, es lo mejor".

Como dice Dickinson, no es fácil revertir nuestro condicionamiento mental. Hacer menos no es tan simple como parece. Por eso recomiendo empezar poco a poco. Primero, tómese el tiempo para descubrir sus horas pico, luego tome descansos a lo largo del día. No solo se sentirá mejor, sino que estos breves períodos de descanso pueden mejorar la calidad de su trabajo.

De hecho, los descansos regulares pueden prevenir la fatiga, restaurar la motivación, aumentar la productividad y la creatividad, y consolidar los recuerdos. Los descansos que implican incluso cinco minutos de movimiento también pueden mejorar nuestra salud y bienestar.

Tomarse el tiempo para tomar un café o charlar con un miembro del equipo está lejos de "no hacer nada", pero es una forma importante de alejarse de la rutina metafórica y restablecer sus prioridades.

 

Reserva tiempo para reflexionar

Algunos de los fundadores, innovadores y creadores más importantes dedican grandes cantidades de tiempo para reflexionar. Por ejemplo, el fundador de Microsoft, Bill Gates, empezó con Think Weeks (semanas para reflexionar) sólo. Siete días dedicados a la lectura, la creación de estrategias y la reflexión, antes de que la idea se difundiera por la empresa. Hoy, Gates acredita esas semanas con la generación de algunas de las principales innovaciones de Microsoft.

Otros fundadores, como Mike Karnjanaprakorn de Skillshare, ahora han implementado la práctica. Igual que Mark Zuckerberg y Tim Ferriss. Incluso las personas que no pueden tomar una semana completa para reflexionar a menudo prosperan cuando establecen horarios de trabajo limitados.

La difunta Dra. Maya Angelou, por ejemplo, siempre trazó límites claros en su agenda. La legendaria escritora, poeta, cantante y activista llegó a su escritorio a la misma hora todos los días. Después, ella apartó el trabajo para pasar tiempo con su familia.

 

Desafía a tu cuerpo.

Descansar no significa necesariamente recostarse en el sofá, ver Netflix medio dormido. El tiempo de inactividad más efectivo también implica el esfuerzo físico, ya sea una larga caminata, una caminata o un paseo en bicicleta. Las actividades restaurativas pueden ayudar a equilibrar el trabajo más intensivo del cerebro.

El consultor de Silicon Valley, Alex Soojung-Kim Pang, autor de Rest: Why You Get More Done When You Work Less, dice que el descanso es una forma necesaria de restauración mental. Y el ejercicio es una de las mejores maneras de recuperar la energía mental que necesitamos realizar en los niveles máximos.

"Hay tantas personas que encuentran que un entrenamiento, una caminata larga, aclara sus mentes, les ayuda a calmarse, les da a su mente subconsciente la oportunidad de pensar en los problemas", dijo Pang a Scientific American.

"Lo que todo eso nos enseña es que el ejercicio es una forma realmente importante de descanso".

 

Día de descanso tecnológico.

Al menos un día a la semana, date un descanso tecnológico. No es fácil cortar las cuerdas psicológicas, pero quedarse sin dispositivos un sábado, un domingo u otro día de su elección puede darle espacio a su mente para vagar, al tiempo que mejora su creatividad. Puedes aprovechar este día para dar un paseo por la montaña, parque o cualquier entorno abierto que te ayude a desconectar.

Si un día completo lejos de las pantallas y notificaciones se siente desafiante, no está solo. Pero recuerde que un cerebro cansado y estresado no puede generar ideas nuevas. También es más probable que cometamos errores y soluciones demasiado complicadas cuando hemos agotado nuestras reservas mentales.

Como dijo Steve Jobs, "el pensamiento simple puede ser más difícil que complejo: tienes que esforzarte para que tu pensamiento sea sencillo".

 

Trabajar para vivir, en lugar de vivir para trabajar.

Incluso en una conversación sobre el descanso, todavía tendemos a mirar a través de la lente de la productividad. Nos hemos obsesionado con maximizar cada minuto, y eso está bien, siempre y cuando reclamemos ese tiempo para nuestras vidas, no necesariamente nuestro trabajo.

No importa lo emocionados que podamos sentirnos con respecto a nuestros negocios, o cada nuevo proyecto, una vida rica también incluye a la familia, los amigos, la exploración y la aventura, en la proporción que desee. Ciertamente no quiero lamentar las relaciones que se derrumbaron mientras miraba una pantalla, o las oportunidades que perdí en el mundo fuera de mi oficina.

Trate de dejar el trabajo en la oficina, incluso si está en su casa. Date el regalo del tiempo de inactividad reparador. Y equilibra las horas de pensamiento con el tiempo pasado en movimiento. Al igual que el guepardo, podemos correr para derribar el antílope, pero es hora de descansar.
Artículo escrito inspirado en el blog de Entrepreneur.

 

Si quieres saber más sobre mi startup, YoDono, visita el siguiente enlace.

 




Comments



Last entries


La realidad de la crisis en el Mar Menor

La realidad de la crisis en el Mar Menor

October 14, 2019 - El pasado sábado saltó la alarma nacional por la aparición de millones de peces y crustáceos muertos en las orillas del Mar Menor, más concretame... Read more


Te descubrimos la realidad tras las ayudas de las ONGs

Te descubrimos la realidad tras las ayudas de las ONGs

September 5, 2019 - ¿Quieres conocer la realidad detrás de las ayudas prestadas por las ONGs? ¿Te interesa dónde se emplea el dinero de las donaciones? Desde YoDono t... Read more


El Amazonas está en llamas. ¿Qué puedes hacer tú?

El Amazonas está en llamas. ¿Qué puedes hacer tú?

August 23, 2019 - Te explicamos las acciones que puedes realizar para ayudar a acabar con el incendio del Amazonas y así reducir el impacto del mismo en el cambio clim... Read more



Go back